Los jardines de hadas son la versión más libre y hippie de los mini jardines, puesto que no se ciñen a escalas. Lo divertido de los jardines de hadas es que cualquier persona a la que le gusten las plantas, puede crear sus propios diseños sin muchos conocimientos previos.